Paseillos de domingo · AUTOPISTA PARALELA · Clara Nubiola ·

*Paseillo de domingo

AUTOPISTA PARALELA
· Clara Nubiola
* (del Prat de Llobregat a Sant Andreu de la Barca)



Hace tiempo que lo busco.
Lo veo desde el coche.
Estirando el cuello.
Hay un camino paralelo al río.
Hay un camino paralelo a la A-2.
Lo veo desde el coche.
Paso por Molins. El camino.
El papiol. El camino.
La fábrica fea. El camino.
Los huertos. El camino.
Son lugares cercanos a Barcelona.
Para los de Barcelona, la periferia.
Para los de dentro, el centro.
Un lugar. No la periferia de otro.
Lo haré.
Un día lo haré.
Y el lo haré fue el otro día.
Kilómetro cero, el Prat de Llobregat.
Me camuflo en la zona industrial porque hay que equiparse.
La mutación no debe ser visible.
Se descarga bicicleta, pantalones ajustados, cuentakilómetros a cero (que es nuevo y hace ilusión) y del casco ni caso.
Lo se. Debería.
Pero que pasaría con el viento?
Km. 0.
Bajo las escaleras.
Abajo el río.
Delante fábrica y graffitis.
He llegado.
Empiezo.
Es domingo y no estoy sola.
Está bien.
Observaré.
Muta el paisaje.
Ya no soy autopista.
La autopista es paisaje.
Puentes, luces y coches.
Yo paso por debajo.
Por el río.
Se que me ven.
Hola. Soy paisaje.
El río tenía que estar muerto.
Porque yo lo imaginé.
No.
Garzas, pájaros, cañizales y verde.
Y el río se mueve.
Kilómetros.
Sant Boi de Llobregat.
La colonia Güell.
Si quedan fuerzas, luego voy.
Sigo.
Todo cambia.
Percepciones del paisaje transformadas.
Desde la autopista, fealdad terminal.
Desde el camino, efervescencias visuales.
Tengo que reconocerlo.
Estoy contenta.
Y empiezan los paisajes.
A diez, a siete, a quince, kilómetros de Barcelona.
Huertos y hogueras, viejetes al sol, caballos pastando, niños en triciclo, sillas y el río, cañas de pescar, coches de antaño, familias de domingo, adolescentes sin camisa, perros enanos y caminos de tierra.
Kilómetro 18.
Y luego habrá que volver.
Ya pasó el Papiol. Hace tiempo.
fotos. clara nubiola
La fábrica fea.
Quiero llegar.
Llego, temo y vuelvo.
Kilómetro 20.
Vuelta.
Deshacer el camino.
El instante hay que guardarlo.
Un, dos, la bicicleta da la vuelta.
Regresar.
Hay más familias, más perros, más pesca.
Llego a Sant Boi.
De nuevo pero ahora cansada.
Cansada.
La colonia Güell. Te lo habías prometido.
Puedo y me pierdo.
Llego, miro y refugio.
El bar, la plaza, la colonia Güell.
Primera vez. Coca-cola y queso para celebrarlo.
Parar, mirar, descansar, avanzar.
Mi camino de tierra, perdido.
Asfalto y rotondas.
Pregunto.
Retomo.
Camino de nuevo
Estoy llegando.
Casi fin y cien ovejas.
Y un pastor.
El pastor grita.
“Tira pa’lante!!No te pares! Tira pa’lante!!”
Me rodean cien ovejas.
Detrás 4 fábricas.
Delante una autopista.
Fin.

1 comentario:

  1. mmm...mientras te leía fue de "paquete" en tu bici... gracias por llevarme...y por traerme de vuelta, por supuesto...

    hasta otro paisaje

    ResponderEliminar