DIÀLEGS A BARCELONA · Oriol Bohigas · Òscar Tusquets






* Hoy, más o menos recuperada, me voy de visita a la biblioteca de arquitectura de la upc y me encuentro con este libro, con esta conversación, que a falta de máquina de fotografiar o escaner, transcribo y traduzco de forma improvisada -perdón- del catalán al castellano.

Me gusta la conversación, data del 1986 y hoy, entre blogs y otras inmediateces creo que lo dicho se hace aún más evidente.....(genial el momento japonés).Yo, me declaro primera víctima fotográfica.










ÒSCAR TUSQUETS: (...) Y es evidente que a día de hoy el 99 del prestigio de un arquitecto viene dado por la fotografía, porque practicamente nadie ha ido a visitar las obras. Y cuando visitas obras de gente de primera linea que conoces por fotografía, te llevas sorpresas tremendas.

ORIOL BOHIGAS: Esto, los japoneses lo han llevado a extremos inimaginables. Si ves publicada una obra tuya en una revista japonesa con fotografías hechas por ellos, te quedas sorprendido al descubrir valores que ni tan siquiera tú, habías visto antes.... Es la fotografía la que está bien, la eliminación de los puntos conflictivos de la obra, la visión a travéss una perfecta impresión de color, etc..

ÒSCAR TUSQUETS: Casi nadie ha visitado las obras. La gente ya las ha visto en todas las revistas del mundo, al mismo mes de ser acabadas. Entonces se considera que ya no es necesario desplazarse. Si realizas la visita sobre el terreno, es muy diferente de como lo había visto en las revistas. Esto provoca una simplificación destinada a quedar bien en la fotografía, el día de la inauguración.

ORIOL BOHIGAS:  Recuerdo un arquitecto que me decía al respecto: "Lo más importante es hacer la fotografía antes de que entre la bestia" o sea ante de que el edificio empiece a ser utilizado.... Está claro que la utilización del edificio pone, a menudo, en evidencia sus defectos. La fotografía de las obras se convierte en un instrumento de abstracción.

ÒSCAR TUSQUETS: Ya sabes que una vez estuvimos ideando juntos el lanzar una revista de arquitectura de primera categoría internacional, y uno de los primeros reportajes que queriamos realizar era recoger fotografías de los edificios diez años después de haber sido inaugurado. Sigo pensando que era una idea interesantísima. Después de diez años, la valoración de una obra cambia radicalmente.

(...)

No hay comentarios:

Publicar un comentario