Texturas de lo imaginado · ARQUITECTURAS ESCONDIDAS

*


























Se esconden en los troncos edificios y ventanas.
Igual que en las piedras de Siurana o en las hojas de un buen roble.
Se agrupa un conjunto, se elimina una parte, se fija el ojo y aparece el edificio.
Lo hacemos desde siempre.

Una nuez debió inspirar a Piano.
Un hormiguero a Siza.
Y a Niemeyer una piedra, digo yo.

Y paseando se encontraron cortezas.
De esas que una toca.
Incluso acaricía.

Y se dice un "cuanto hacía que no palpaba".
Y palpa más.

No aparecieron edificios.
Pero si sus vestidos.
Deberían ser sutiles.
Mucho.
Y se trató de imaginar.




 



























No hay comentarios:

Publicar un comentario