INTERVENCIÓN BOSQUÍFERA · "Recupera tu fullarasca" · 6 de diciembre en un pueblo lejano

*































































Y esto es lo que hicimos.... esto es lo que pasó....

Llegaron hojas de Olot, de Caldes, de Barcelona, de su periferia, de un bosque, de una pista de asfalto, de una montaña lejana.

Se había convocado una reunión de urgencia.
Renión de urgencia de hojas caducas.

¿El lugar escogido? Un jardín de una casa oculta en un pueblo pequeño.
¿El día? Un 6 de diciembre.
¿La razón? Las hojas caducas estaban siendo erradicadas.

Sucedía desde hacía  años en las ciudades.
Cada vez había menos hojas.
Estaban desapareciendo.

Una desaparición estudiada y gradual que, por discreta, evitaba quejas o añoranzas.
 Las hojas caducas, que en otoño servían de alarma estacional, de disfrute visual, de escondite de mocosos, de crujientes plataformas, de aderezo melancólico eran barridas segundos después de tocar el suelo….

El otoño estaba desapareciendo bajo la fiereza de crueles escobas que, amparándose en el orden y el que horror cuantas basuras, eliminaban sistemáticamente cualquier huella de desorden.

Hojas viajeras venidas del norte  les contaron que allá, las hojas, eran respetadas.
Caían del árbol y atrezzo de otoño a la vista.
Para uso y disfrute del libre albedrío peatonal.

Y entonces llegó el hasta aquí hemos llegado que carajo.
Reunión de urgencia.
Intervención bosquífera reivindicativa ya.


Recupera tu fullarasca
Eran conscientes del peligro interpretativo de tan afinada frase pero daba igual…
Se alzó como himno, como clamor.


Con la ayuda de los pisa hojas -leáse nosotros- llegaron a la casa del pequeño pueblo.

Hacia un frio del carajo así que encendieron el fuego rural y abrieron el vino y se lanzaron a crear un laberinto de hojas  al que se unió hasta un arbusto caduco y acomplejado por ser fotografía que no realidad.

Fue una bonita acción que lejos de quedar tan laberíntica como se esperaba,  se convirtió en un acto simbólico de reivindicación. Las hojas, contentas y grapadas, hondearon al viento, se revolvieron por los suelos y pasaron de mano en mano.

Luego resolvieron de común acuerdo con los pisa hojas que la próxima acción sería en primavera bajo un caliente sol y que las hojas serían guardadas en formol para conservar esplendor y belleza otoñal. Total… con el cambio climático todo era posible.

Fin.


PARÁBOLA DEL CUENTO…?  Servei de neteja de Barcelona…. Más hojas de crujir por favor.

Los pisa hojas fueron…
Ignasi, Nuria, Xènia, Marta, Iván, Laura, MCarmen, David, Queralt, Martina, Víctor, Pedro, Silvia, Ola, Antonio, Mariam, Paco, Oscar, Cristina, Gemma.


Gracias por la ayuda señores. Un placer*

Las fotografías son de Francisco Navamuel, Oscar Ciutat, Silvia Cabrera y los collages de producción propia y el video de arriba de Pedro Arroyo.

La fotografía de los dos arbustos periurbanos nos la cedieron amablemente Ignasi Lopez y Carlos Albalá y formó parte del proyecto Nostalgia Periurbana (2008) + aqui

La "idea original" ... Clara Nubiola

+INFO: + fotos de Francisco Navamuel aqui








3 comentarios:

  1. Una iniciativa maravillosa, Clara!

    A la Sra. le parece increible que sigan desapareciendo los árboles de hoja caduca, y que se dejen de cubrir los parques y las calles de hojas. También desaparecerá el otoño???

    Voy a recrearme otra vez con los videos!

    ResponderEliminar
  2. :) Una preciosa excusa para fueguear, barbacoear y vinear *

    Hoy en Barcelona viento de noroeste soplando con intensidad = hojas a mansalva y escobas desbordadas.

    Solo faltó Mary la Poppins*

    ResponderEliminar
  3. Ahora mismo aquí, también parece que está a punto de llegar la Sra. Poppins...pero llevo esperándola desde pequeña, y nada...será que el viento es demasiado fuerte para su lánguido paraguas inglés?

    ...y que sigan cayendo hojas!

    ResponderEliminar