DERIVAS CERCANAS · "Cuantificando el caminar" · Valls · Feb. 2013




El sábado pasado fue deriva corta.
Se escribe corta y surge la duda.
¿Se miden en metros las distancias?
Las derivas deberían medirse por contrastes.

Medimos los paisajes por minutos.
Minutos fotográficos.
Y evaluamos los contrastes.

Fue en Valls. Una vez más lo cercano, se hace "exótico".
Punto de salida entre casas y retículas.
De barrios construídos con la emergencia de crecer.

Se cruza un puente, se ve lo que eran huertos y fábricas.
Se imaginan posibilidades.
Aquí si existen. En Barcelona se agotaron.

Entramos en el centro. El protocolario.
Café y edificios con etiquetas de bonito.
Y tiendas de anteayer vacías.

Luego las casas baratas.
Las que siempre nos vienen a buscar.
La igualdad hecha diferencia.
Azulejos, marcos y barbacoas para diferenciar.
Esta, es mi casa.

Y el río abajo. Unas escaleras entre cañizales. Y un gato.
Abajo. El rio seco, la curva, la casa el puente, el tren.
Etiquetas de periferia.

Una curva y la casa con la yegua, el cerdo, la cabra, el tecno.
Y el hormigón de pegamento. También ladra un perro. Faltaría más.

Y en la curva aparece la casa mágica.
Aviones de hojalata y coches con reactor.
No podemos entrar. Volveremos.

Más rio. Y mierda. De la bonita.
De coleccionar e imaginar.

Las casas más arriba.
El rio cada vez más abajo.
Escalamos.
Almendros en flor.
Propiedad privada y dirección no correcta.

Rio y cloaca de hormigón.
Escalada y arriba con pánico adjunto.
Saltar la valla. Urbanismo de nuevo.
Volver. Pasando por el cementerio, el tren, la señora de domingo.

Aventuras de lo cotidiano.
Derivas necesarias.

Clara Nubiola




No hay comentarios:

Publicar un comentario