LOS PAISAJES ABURRIDOS · SER O NO SER LUGAR · Clara Nubiola



* Hola Vacíos Urbanos. Aquí Clara Nubiola desde el presente. He decidido volver a instrumentalizarte y seguir utilizándote como lo que un día fuiste. Una bodega donde guardar las cosas que escribo, las cosas que me interesan, los proyectos que hago.


Dijo Francesc Muñoz que ‘el fracaso de una ciudad es que sea previsible, aburrida…’. Me dije “anda ya” y la apunté en la libreta. Broto y no hay quien lo pare. Ni contexto, justificaciones, conferenciante o teorías.

Me lanzo hacia lo que son, mis propios intereses…


Me aburre la idea de la ciudad gamberra, del lugar imprevisible, del territorio donde siempre pasan cosas, de la urbanidad “divertida” -porque el antónimo de aburrido es divertido, no?-.

Me fui al bosque, me senté entre dos matojos de boj y me dispuse a demostrar, que en el campo ya verás.

Fue imprevisible …

Que soplara el viento diez árboles más abajo y subiera de visita.
Que llegara una mosca en pleno invierno y se sentara aquí a mi lado.
Que llegara una urraca y se enzarzara en un coloquio.
Que me pinchara el culo con la punta de un arbusto.
Que se me arrugara el papel y tuviera que plancharlo.
Que pasara un avión y no dejara huella.
Que brillara algo allí al fondo.
Que se escuchara un ruido.
Que llegaran dos camiones.
Que yo me escondiera.

Que luego me fuera.

Puestos a valorar lo previsible o imprevisible de un lugar, lo divertido o aburrido de un emplazamiento, resaltaré que el lugar en sí, no solo me pareció de lo más imprevisible, sino que también se mostró, ameno y divertido.

Y lo manifiesto desde la quietud de un emplazamiento fijo. Obvio la adrenalina de un posible desplazarse.

Porque a ver…
Los lugares NO SON.
Los lugares se miran, se palpitan, se tocan, se transitan, se huelen, se viven, se sienten…

Y son las percepciones de estos, las que construyen el relato de un lugar.
Tan subjetivo como variado. Tan variado como subjetivo.

Cualquier lugar puede ser cualquier cosa.

Otorgar a un emplazamiento la cualidad de ameno o imprevisible ciñéndonos a particularidades “físicas” que tienen que ver con la cantidad de “oferta” humana, sonora, visual, motora, cultural, comercial…, me aburre.

Barcelona y todas sus cosas pueden “ser” aburrídisimas.
Una esquinilla rural puede “ser” un festival.

Abran sus barómetros.

Y si…. todo tiene un “pero”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.