ARQUITECTURAS AGRÍCOLAS · Los rascacielos del calor · Clara Nubiola

*


























A mi, que no me lleven a Nueva York.
A mi, que me encojan.

Así veré mis ciudades imaginadas.
A tamaño natural.

El otro día me encontré con esta ciudad.
Si Calvino la viera. Que explicaría.

Yo me dije un calorcito.
Y sería una ciudad para plantas temblorosas.

Transparencias sutiles para resguardar la intimidad.

Formas imperfectas para evitar el aburrimiento.

Sombras necesarias para despertar al peatón.

Suelo "radiante" que alberga y la raíz, se pasea descalza.

Y la planta temblorosa.
Respirando desde abajo y hacia arriba.
Tranquila. Punto. Contenta. Punto.

Lo mejor?
En verano.
Cuando el rascacielos pesa y sobra.
Se quita.

Porque es de quita y pon.
Y la planta luce al aire fresco y al rocío mañanero.

Es, una de las muchas arquitecturas agrícolas.

Lo lógica de lo necesario.
Recapaciten rascacielos para humanos transparentes...

Clara Nubiola

2 comentarios:

  1. rascacielos a escala para humanos transparentes.. esas si son ciudades! que chulo Clara... Abrazos!

    ResponderEliminar
  2. Ingrid ;) ! Super ciudades naturales.... Aquí también encontraríamos periferias.. Besos!

    ResponderEliminar