LA CASA DE DOSTOIEVSKI





Fíodor Dostoievski vivió en muchas casas y lugares - nunca más de tres años en una misma vivienda
- y tuvo siempre la obsesión de que sus pisos estuvieran en una esquina, con ventanas a las dos calles y cerca de una iglesia de modo que pudiera oír las campanas, música que sosegaba su espíritu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario