JORGE RODRIGUEZ GERADA · Muros, calles y escalas

 *




*
Cuando uno cambia de escala, cambia todo.
A pequeña escala controlamos al papel, al lapiz, al miedo, al ojo.
Estamos acostumbrados a dibujar en casa, en un pequeño papel, con un bolígrafo de punta fina y una distancia del ojo al papel pequeña pero justa para entender al dibujo desde su todo.


Cuando el papel es muro no solo cambia la escala del dibujo. Cambia la distancia de control porque el ojo debe alejarse, cambia el pincel porque necesita grosor aún queriendo ser fino, cambia la porosidad porque los muros rascan, cambia el lugar porque lo de dentro se hace fuera y cambia el miedo porque lo privado se hace público.

El otro día Pau Faus me animó a decir muro. Era un muro discreto, el de su azotea. Dije claro y allí nos fuimos. Esbozamos en pequeño y luego tres días de pinturas, rectificaciones y conclusiones. El resultado, a juicio del vecino. Nosotros, contentos. Primer mural concluido.


Luego pensaba en el arquitecto.
En su maqueta.
En su edificio.
En el cambio de escala.
Y me dije un "El arquitecto no tiene goma de borrar".
Y vino un vértigo por empatía.

*
Hoy Jorge Rodriguez Gerada y sus humanos carboncillos callejeros.
Miradas desde la gran escala.








+INFO: http://www.artjammer.com/
y alguien quizás le suene por....
http://www.youtube.com/watch?v=-vXHUGWf2f8
 






No hay comentarios:

Publicar un comentario