JORDI COLOMER · ANARCHITEKTON

En la serie titulada Anarchitekton (2002-2004) un personaje corretea frenéticamente ante paisajes urbanos de cuatro ciudades del mundo (Barcelona, Bucarest, Brasilia y Osaka) portando, como pancarta política, modelos de cartón caricaturescos de los edificios icónicos de la arquitectura local. La imagen se anida en el amplísimo espectro de la religiosidad de la propaganda. Más que la procesión de la Torre de Tatlin, las acciones evocan los desfiles tardo-soviéticos donde marchaban computadoras personales como para desdecir la victoria consumista de occidente. Lo filoso de las imágenes de Anarchitekton estriba en su duplicación: la maqueta interrumpe el paisaje con una representación que traduce a un nivel artesanal e infantil la escenografía de masas con que el poder ha creado la urbe. Ese gesto rocambolesco interrumpe el prestigio de la modernidad: más allá de las alusiones históricas (la anarquitectura de Matta Clark o las maquetas de Schwitters o Malevich), las acciones de Jordi Colomer (Barcelona, 1962) juegan a señalar a la arquitectura como un montaje que requiere de un juglar para desactivarse.

Cuauhtémoc Medina / REFORMA 24-06-2009 México.
el ojo breve


*busquen más. urbanismo. masas. cabeza. pienso. veo. ciudad.
además, la entrada de su página web no tiene pérdida....

No hay comentarios:

Publicar un comentario