CASA I PERSONA · "Historia ... me he vuelto un animal, con alma en espiral" · Ethel Baraona*

*











.

Cuando pienso en la palabra “casa” todo se vuelve borroso y difuso. Una infancia nómada, muy nómada me hizo valorar desde el primer momento la gran elegancia y sofisticación del caracol, que como todos sabemos lleva su casa[concha] a cuestas a donde quiera que vaya. La poesía que emerge de esta visión es transformadora, nos hace sentir que podemos ir seguros a cualquier sitio, que no estaremos desprotegidos y que nuestra casa irá evolucionando con nosotros, acorde al paso del tiempo.

En un lugar muy lejano, de cuyo nombre no puedo acordarme, pero al que toda la gente se refiere como “wiki”, he leído lo siguiente:

“Cuando el caracol crece, también lo hace su concha. Un caracol cerrará una sección de su concha y añadirá una nueva cámara al crecer, cada cámara será más grande que la anterior por un factor constante. Como resultado, la concha formará una espiral logarítmica. En algún momento, el caracol construye un reborde alrededor de la abertura de la concha, deja de crecer, y comienza a reproducirse.”

Y esto me hace pensar en como el habitar nos transforma y como transformamos nosotros al habitar. La casa que crece con nosotros y que nos acompaña a todos lados, la casa que nos aleja del sentir nómada y nos hace aferrarnos a algo físico pero que representa en realidad algo intangible: vivencias, recuerdos, sonidos, olores... hasta transformarnos el alma en una espiral.


Ethel Baraona


+INFO: http://www.dpr-barcelona.com/

 Título tomado de la canción “Corazón en Caracol” de Fobia
Imagen: Andreu Balius (http://www.andreubalius.com/)

3 comentarios:

  1. Precioso, lúcido y sugerente! me recuerda a muchas referencias tanto autobiográficas como cinematográficas como artísticas. Dejo dos:

    http://www.youtube.com/watch?v=vOwqGBx8x7s

    http://nevada.ual.es:81/urbs/index.php/urbs/article/view/astudillo_faus/46
    (descargar el pdf) éste parece un escenario invertido al que cuenta Ethel.

    Abraçades,

    Ignasi

    ResponderEliminar
  2. Precioso texto. Qué sabia es la naturaleza...
    Me quedo con la última frase: "hasta transformarnosel alma en una espiral"

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado la metáfora de la casa. Yo cuando pienso en arquitectura, pienso en esta web: http://jacobogordon.com/

    ResponderEliminar